Cómo

Piel de limón: No la tires y reutilízala en el hogar de esta manera

¿Sabías que puedes sacarle provecho a las cáscaras de limón? Aquí te contamos cómo hacerlo
viernes, 25 de noviembre de 2022 · 14:35

Ciudad de México.- Para refrescar el interior de tu casa y limpiarlo de forma natural, existen consejos de todo tipo. Productos caseros usando sal gruesa o vinagre blanco. Con estos productos se ha vuelto muy fácil limpiar el hogar sin pasar por la caja de sustancias químicas. En las redes sociales, muchos internautas comparten sus trucos para quitar las manchas y renovar los muebles. Sobre esta línea, queremos explicar cómo reutilizar la piel de los limones. En lugar de deshacerse de él, opta por un producto para el hogar súper fácil de hacer.

¿Cómo hacer tu desinfectante casero con la piel de los limones?

Para usar este desinfectante, solo necesitas agitarlo antes de usarlo en las diferentes superficies. Simple y natural, este producto es muy fácil de hacer. Lo que necesitas para hacerlo es:

  • Limones ya usados.
  • Una botella de spray grande.
  • Unos 200 ml de vinagre blanco.
  • Una cucharada de sal.
  • Un chorrito de jabón para platos.
  • Agua.

Paso a paso:

  • Comienza cortando los limones sin quitarles la piel. En una botella de spray, deja caer las piezas.
  • Luego agrega el vinagre blanco, la sal y el detergente líquido.
  • Llena completamente la botella de spray con agua y ciérrela.

El limón es un imprescindible para el hogar. De hecho, permite desincrustar y superar ciertas manchas, desinfectar, pero no solo eso. Como muchos cítricos, los limones contienen ácido cítrico natural . Así que recuerda usarlo para dar brillo a los grifos de tu baño y usarlo si tu sartén se ha quemado.

También puedes hacer agua saborizada para perfumar tu hogar. Para ello, hierve agua a fuego lento y agrega trozos de cítricos. Dejar así durante una hora. Durante la preparación de esta agua aromatizada, abre las puertas de tu casa para difundir un buen olor.

Por otra parte, puedes emplearlo para dejar como nuevo el rallador de queso. Si bien es un gran invento, quitar los trocitos de queso que quedan es súper difícil. Para facilitar la tarea, usa dos finas rodajas de limón, mismas que las frotarás contra el artículo. La acidez del limón evitará que el queso se pegue al rallador. Todo lo que queda es enjuagarlo.

Fuente: Todo para Ellas

 

Otras Noticias